Ruta al Mirador de la Berrea. Reserva Regional de Caza de Cijara. Siberia de Extremadura


Rutas por la Reserva de Cijara. Siberia de Extremadura

Ruta al Mirador de la Berrea

El Mirador de la Berrea es el Mirador de la Reserva Regional de Caza de Cijara por excelencia; para su emplazamiento eligieron el sitio perfecto, casi en el centro del inmenso espacio que la forman su mas de 25.000 hectáreas de montes sin fin.

Desde este lugar podemos, no sólo observar los animales en estado salvaje, sino que a nuestro alcance tendremos las claves para entender un ecosistema tan peculiar como variado en sus  bosques de encinas, pinos, madroñeras, quejigos.. en las montañas y en los riscos; al borde de los arroyos en las estepas mas secas.

La diversidad es la protagonistas de unas tierras que se marcan profundamente por la estación que vive

Para llegar existen cuatro rutas principales: por la parte de Helechosa de los Montes desde el camino que sale del Recinto Ferial donde se celebran importantes eventos como CITUR, Feria de Turismo de Caja y Pesca que organiza la Mancomunidad de Cijara. Son 21 kilómetros de pista terrera de buen firme y ancho seguro.

Otra de las maneras es acercarnos a Herrera de Duque y por la estrecha carretera, pero asfaltada poco mas de 9 km hasta la fábrica de agua de Acuarel, a partir de ahí unos 7 mas de buen camino para llegar a mirador; no tiene mucha pérdida, sólo en un cruce que tendremos que girar a derecha y enfilamos el camino que pasa por nuestro destino.

También podemos probar la ruta próxima a Villarta de los Montes, ya sea desde la Cañada Real Segoviana o por el desvío de la carretera a Herrera, que marca el Área Recreativa de la Muela y tirando por los Robledillos.

Y por último si tratas de llegar desde Fuenlabrada de los Montes te espera la mas aventurera y pintoresca manera de hacerlo ya que pasa por lugares muy atractivos: el Mirador de los Sotillos en la loma de los Castrejones, Área Recreativa de los Sotillo en el arroyo, edificios de uso agrícola-ganadero… , aunque es la que va mas en línea recta, atraviesa los montes que forman el corazón de la Reserva

Llegar será ya una aventura enriquecedora por sí misma. Si vamos en coche habrá que hacerlo lo mas despacio posible, procurando no realizar maniobras bruscas o ruidos altisonantes.

Durante todo el trayecto ya habrás visto las manadas de ciervos pastar en las praderas o descansando tumbados bajo la sombra; intentado pasar desapercibidos o mirando tranquilamente nuestro paso.

También hay corzos y gamos entre los mayores que aportan un poco de exotismo al paisaje.

reserva-booking

Mas difícil será localizar al jabalí, al no ser que en su huida cruce nuestro camino. Los naturales de la tierra los ven enseguida, pero a los menos acostumbrados les cuesta verlos cuando están parados, fijos como estatuas entre la maleza del bosque. Van normalmente en manada, varios adultos y sus crías.

El Mirador se puede visitar en cualquier época, recomendable la época de celo del ciervo que empieza cuando el tiempo deja definitivamente de ser verano para cambiar la estación.  A partir de ahí dura aproximadamente una luna en pleno apogeo, aunque se puede extender algunas semanas mas dependiendo como venga el tiempo. Durante estos días el macho emite un bramido ronco y sostenido, muy nasal. Decimos que el ciervo “berrea” llamando a las hembras y marcando su territorio.

reserva-booking

Los animales bajan la guardia y se exponen mas de la cuenta; además del celo, el alimento escasea ya que todavía no hay pastos nuevos, las reservas son pocas y están fuera de sus territorios mas seguros, con lo que los veras de cerca. Las manadas de hembras y uno o mas machos compitiendo circulan por todas partes. Conviene ir pertrechados de prismáticos o telescopio terrestre para no perder detalle y acercar los animales y paisajes.

El resto del año también se les ve fácilmente y se pueden aprovechar otros recursos como el Lago próximo en el que podemos recrearnos con la abundante fauna que vive o se acerca al charco, sobre todo las aves entre las que nos puede sorprender un ejemplar de las muchas especies que albergan los bosques y riscos de la Reserva de Cijara.

Un buen complemento de esta ruta es visitar el Miniparque que hay en Herrera del Duque, donde hay dos grandes cercados. Uno tiene jabalíes y el otro ciervos.

Estos animales están acostumbrado a la presencia humana con lo que acudirán a nuestra llamada esperando encontrar un obsequio de los visitantes. Normalmente llevamos algo de pan duro o algunas bellotas que recogimos en la Reserva. Los tendrás a un palmo y podrás recrearte en las bellas estampas de estos animales.

reserva-booking

Galerías de Fotos

Acerca de Miguel Urbina Gómez

Guía de Ruta, Docente, Programador

Publicado el 4 septiembre, 2009 en Siberia de Extremadura y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: