20050918 Ruta a las Pinturas Rupestres del Cancho de la Burra en Cañamero. Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


20050918

Ruta a las Pinturas Rupestres del Cancho de la Burra en Cañamero.

Arte Rupestre en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

 

Vivero Forestal de Cañamero. Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Vivero Forestal de Cañamero

Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura.

Carretera de Valdecaballeros s/n

De Lunes a Viernes

de 9:00 a 14 horas.

927 00 61 13 / 924 00 58 71 / 676 45 80 77

viveros.forestales@gobex.es

Dirección: Juan José

El lugar escogido para la instalación no puede ser mas perfecto para las labores encomendadas. En la margen del río Ruecas no les falta el agua necesaria, la arboleda de alisos y fresnos corta muchos vientos y el terreneno totalmente llano facilita mucho el planteo de los cuadros y el trajín del personal.

Este vivero cumple varias funciones, todas ellas de gran importancia, traspasando su influencia por toda Extremadura.
Es fácil encontrar árboles o arbustos nacidos en estas tierras por toda la región. Aquí se seleccionan las mejores semillas, recogidas en el territorio, de los mejores ejemplares que encontramos en las Sierras de las Villuercas.

Una labor de investigación de campo que luego se compensa con la obtención de buenos plantones para repoblaciones forestales ( encina, alcornoque, roble, castaño…) o para jardines, paseos y otras infraestructuras verdes de los municipios.

La labor social tambien es relevante, pues son muchos los jornales que se emplean en su mantenimiento.

Los trabajadores del campo que encuentran aquí un complemento que mejora su renta anual. Normalmente trabajan por quincenas, tienen una bolsa en la que van rotando las personas inscritas en el Régimen Agrario.

Se puede visitar por las mañana de lunes a viernes. Hay todo un recorrido interpretado para guupos de escolares y estudiantes en general. Si quiere acercarse algún grupo, es conveniente concertar cita previamente.

También se puede adquirir cualquier planta a buen precio; para las asociaciones y ayuntamiento suele ser gratuito previa petición.

Hay una ruta que sale del pueblo y recorre los cuatro kilómetros que le separan del Vivero. Es fácil y para todos los públicos. Además de la dehesa y según la época del año que decidamos ir, encontraremos aves, los bosques de rivera, las antguas vías del tren etc..

Muchos atractivos para acercarnos y conocer a fondo la actividad del vivero y las plantas de Extremadura

Fotos:

Piscinas Naturales en Cañamero. Baños en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Piscinas Naturales en Cañamero.

Baños en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

 El río Ruecas nace en la cara sur del Monte de los Montes; el pico Villuerca… Este generoso risco saca hasta 5 fuentes que van a dar otros tantos valles encantadores y sugerentes: Almonte, Viejas, Ibor, Guadalupejo y Ruecas.

Este último  nada mas nacer recoge varias fuentes de otros tantos riberos siempre vivos: la Celada, la Quebrada o el Brazo resuenan en la cultura local.

Ya en estos espacios tan perdidos y alejados de los transitos habituales encontramos un lugar que evoca las claves de la naturaleza en las riveras del Geoparque como ningún otro.

El Salto y el Charco del Moro

La combinación de flora, fauna, roca y agua no va a ser tan abrumadora en ninguna otra parte. El salto no es muy grande, como tampoco el charcho que forman los dos grandes farallones de cuarcita que lo flanquean. Muy cerca del nacimiento el agua es clara y fría, el sol apenas entra en su cenit y todo guarda una virginidad muy latente que cada minuto te hace mas pequeño e irrelevante.

Río abajo vamos a encontrar las mejores escenas de esta tierra. Los bosques de loros y acebos en su plenitud. Helechos Reales u Orquideas de ensueño, amen de las flores mas delicadas y escondidas.

El Charco de la Mora

Otro regalo de la naturaleza. Un lugar mágico y muy especial. La fragilidad del ecosistema por la pureza de la vida nos impone un respeto importante. Enseguida nos damos cuenta de la belleza del entorno; es una puerta que te entra o saca de un mundo casi perdido. Hermana menor del charco de la mora, es una esencia de todo lo que somos y todo lo que puedes encontrar. Donde el valle empieza a oscurecerse o a abrirse si vamos con la corriente. Muchos árboles no los volveremos a encontrar mas, otros no los veremos hasta traspasar la presa del pantano, después de muchos kilómetros.

Pantano del Cancho del Fresno

Después de unir las aguas que vienen del Collado del Brazo y dar de beber a Logrosán y Zorita, se forma un gran embalse para apoyar el riego de las Vegas del Guadiana.

No es demasiado grande; el perímetro se acerca a los doce kilómetros increíbles que van rodeando numerosos pequeños valles que traen nuevos aportes de aguas, sobre todo por el lado izquierdo; donde las revueltas te obligan a recorrer grandes distancias para poder salvar los arroyos. Todo co el incomparable marco de grandes sierras que rematan sus cumbres de grises rocas.

Los amantes de la pesca cuentan con un espacio privilegiado, al igual que los senderistas o ciclistas. Las embarcaciones tienen un uso complejo y poco claro.

Muchas rutas importantes cruzan este espacio como la de Isabel la Católica o la de los Conquistadores, Viene de Cáceres y forma parte de los caminos de peregrinación a Guadalupe.

Pocas zonas hay habilitadas para el baño. Apenas un acceso de hormigón casi en la cola del pantano. La gente para en la desembocadura de la Garganta de los Hilos, que forma un largo estuario con suelo mas blando y menos escabroso.

Charco de la Nutria

Detrás de la presa encontramos uno de los lugares de referencia en el Geoparque. Es un espacio que ha creado la naturaleza prácticamente al cien por cien.  Perfecto para los niños pues hay poco desnivel en el agua y cubre en pocos lugares.

La intervención humana es escasa y acertada: el paso con grandes piedras que aportan un punto pintoresco y área de descanso bajo la sombra de enormes árboles.

El encanto es indudable y las sensaciones se desbordan entre tanto y tan bonito. El río, la galería de fresnos y alisos, las rocas…

Muy cerca están las pinturas rupestres de la Cueva Chiquita.

Es un paseo que podemos realizar en cualquier época del año.

Piscina Natural de Ruecas

Pocos metros río abajo vemos esta piscina… Tiene una lámina de agua muy larga y poco estrecha.

Las rocas de cuarcita afloran por el lado izquierdo con una pendiente casi vertical. La otra orilla es un poco menos pendiente.

Muy soleada y como el Charco de la Nutria tiene amplios espacios sombreados con bancos y mesas.

La presa se construyó hace mucho, todos los años se cierra con grandes tablones. Es el lugar ideal para la práctica de la natación

Y si queremos pasar el río; el único lugar sencillo cuando las aguas crecen y el resto de pasos son inaccesibles.

Piscina del Molino

A continuación encontramos un lugar con atractivos muy poderosos. En la junta del arroyo Valbellido y el Ruecas, donde un molino centenario encaja a la perfección con la natualeza del entorno.

Grandes alisos y algunos chopos y fresnos van marcando las estaciones en un lugar en el que el tiempo parece que no pasa.

En tiempo el lugar quedó inutilizado por los vertidos de la población, pero ya hace mucho que el problema se subsanó y poco a poco se va recuperando para uso turístico y recreativo.

Hay una bonita presa de piedra que remansa una buena cantidad de agua.

Piscina del Pantano Viejo

Es de las mas antiguas de la población, antiguamente, incluso había un bar en una gran piedra sita en medio del río. Ya en el tramo final del desfiladero del Ruecas, poco antes de abrirse en los Valles de Belén.

Actualmente hay una construcción para medir el nivel del río. Es muy poco utilizada, aunque el puente, los bancos y sillas y el entorno invita al baño.

Como la pisicina del Molino, aunque no se limpia el charco y el aparcamiento es complejo tiene un potencial importante.

Río Ruecas abajo ya no hay espacios especialmente hábiles para el baño, sin embargo, no faltan pequeñas pozas donde refrescar el cuerpo, muchos kilómetros de río que dan espectaculares paisajes y donde el agua está garantizada todo el año.

20141005 CITUR 2014. Feria de Turismo Caza y Pesca en Helechosa de los Montes. Reserva de Cijara. Siberia de Extremadura


20141005

CITUR 2014. Feria de Turismo Caza y Pesca en Helechosa de los Montes.

Reserva de Cijara. Siberia de Extremadura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ruta por los Barrios Antiguos de Cañamero. Pueblos del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Ruta por los Barrios Antiguos de Cañamero.

Pueblos del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

Cañamero guarda suficientes rastros como para dibujar escenas vividas hace muchos siglos. Difícil precisar cuantas centurias llevan en pie paredes, muros o arcos…

Lo cierto es que lo mas viejo, lo tenemos que buscar en la vía que cruzaba la población desde tiempos históricos hasta hace relativamente poco, cuando se construye la carretera con un trazado bien distinto, lo que lleva la población a crear nuevos barrios a lo largo de su recorrido.

Los caminos llegaban a la población sin la pretensión de tomar altura, todo lo contrario: las vias del sur tendían a encontrase por la Plaza de la Villa Vieja, centro de uno de los barrios antiguos y nacimiento de la Calle Real (camino real).  Doscientos metros de campo mas arriba encontramos los siguientes barrios, uno a cada lado de la calle y buscando una separación física.

aerea-cañameroParece que estos tres barrios se crearon de forma que hubiera una diferenciación clara y determinate entre ellos. Quizás se pueden corresponder a las tres comunidades que ya existían en 1220: cristianos, judíos y moros.

Esta forma de entender el pueblo se va a mitigar bastante con la construcción del nuevo ayuntamiento de Cañamero en  1898, justo en el medio de los tres barrios y uniendo definitivamente las tres partes.

En la Plaza Vieja y sobre todo a lo largo de la Calle Real es donde se concentran los edficios más destacables, al menos por sus portadas. Esta calle va hasta San Miguel, donde antes había una ermita y hoy encontramos un pilón.  Llaman la atención algunos arcos de granito; de medio punto y otros ojivales, generalmente sin adorno ni escudo, lo que no quita para encontrar algunas interesantes excepciones.

Las casas en general son de tamaño medio o pequeño. En el barrio del Alamillo son mas pequeñas en general que en lo otros dos. Éste, además tiene las calles mas bien estrechas y retorcidas, salvando una fuerte pendiente. Las casas tienen dos alturas, aunque en algunas ocasiones elevan la tercera planta apoyándose en la vertiginosidad del terreno.

 

DSC00517-(1024x768)DSC00547-(1024x768)

El barrio de la iglesia está en el otro lado de la calle Real, menos retorcido que el Alamillo, organiza sus calles de una manera mas ordenada. Las casas no se aprietan tanto y casi todas disponen de amplios patios. En los primeros tiempos las iglesias se situaban en un extremo de la población. Esta no sería una excepción, ho podemos ver a su alrededor algunas casas de fábrica mas elaborada.

La Iglesia de Santo Domingo es bastante modesta. Una nave de poca altura y una torre cuadrada en la base y con un artístico remate octogonal para el campanario. Dicen que fue fundada por San Vicente Ferrer a su paso por Cañamero.

Por todas partes podremos ver algún parral sombreando la puerta de las casas, sobre todo en las mas modestas. Incluso las hay con un pollete para sentarse a tomar el aire de la sierra.

Sólidos muros, pocas ventanas y escaso aprovechamiento del piso superior y un acabado exterior, cuando no es en piedra, en un recubrimiento de barro y cal que deja unos tonos marrones en las construcciones.

La mayoría cierra el primer piso con una cubierta de madera. Las casas mas notables lo hacen con una fuerte bóveda de ladrillo.

La masa vegetal en la población es muy abundante. Ya sea en tiestos, arreates o jardines, la diversidad de flores y plantas que podemos observar es importante, haciendo del paseo una sinfonía de postales  y aromas.

DSC00476-(1024x768)DSC00503-(1024x768)

A %d blogueros les gusta esto: