Etiqueta: Escritos

Arquitectura Tradicional de Jaraicejo. Pueblos del Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura


Arquitectura Tradicional de Jaraicejo.

Pueblos del Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura

Jaraicejo busca asiento en un pequeño camorro situado estratégicamente en el escalón por encima del río Almonte y bajo la raña que nos llevará hasta las alturas del Puerto de Miravete.

Está concebido como un oasis en un mar de naturaleza, punto de parada, avituallamiento y descanso en los caminantes y rebaños que cruzan estos pasos siguiendo las mas importantes vías que transitan hacia en suroeste  peninsular.

Resulta sencillo imaginar que a lo largo de los tiempos, el emplazamiento haya servido de refugio de pueblos más o menos importantes, cuyo conocimiento, no han llegado hasta nuestros días. Lo cierto es que va a ser con el final de la reconquista cuando empecemos a tener noticias de los avatares que han transcurrido en la población.

img_6520-1200x800De 1284 podemos datar la carta-fundación de Jaraicejo, en una donación que el Rey Sancho hace a un ballestero suyo, entonces ocupaba la mitad de lo que hoy es el término municipal.

Poco antes empezamos a tener noticias de otros poblados como Ferruz o Herruz, Valero… que van a estar vivos hasta casi el final de la Edad Media.

En los documentos se hablan de los peligros de los pasos: por su mal estado, por las alimañas (recordar  que entonces había hasta osos en estas montañas)  y sobre todo por la presencia de bandidos como Los Golfines, que tenían aterrorizado a todos cuantos ponían sus pies en el monte.

img_6513-1200x735Es por lo que las primeras construcciones son eminentemente defensivas: el castillo y sus torres, también la primitiva iglesia y las primeras casas.

Todo esto está ya en marcha a finales del siglo XIII cuando Jaraicejo pasa definitivamente al Obispado de Plasencia.

Esta situación de estado casi de guerra hace que los reyes confirmen importantes exenciones de impuestos a los vecinos del pueblo y el aumento de la población es considerable. Tanto que hasta interpelan al rey en numerosas ocasiones reclamando derechos o increpando a obispos.

Del castillo quedan dos torres, la calle llamada así y algunos lienzos de muralla empotrados en el puzzle que es la iglesia. Estas referencias nos marcan un perímetro que coincide con la parte más alta de la población.

El barrio mas antiguo es el de la Rivera y algunas calles que rodean la iglesia-castillo. Son estrechas y generalmente retorcidas, nos quedan portadas viejas que nos retrotraen a momentos anteriores al siglo XVI.

img_6511-1200x800Las calles se desarrollan a lo largo de los caminos importantes que llegan: el de Talavera o Madrid y el de Trujillo, que se va a desdoblar hasta en tres calles que se van creando a medida que el camino principal del momento va variando: Calle Camino Viejo, Calle Trujillo y Avda. Juan Carlos I (Nacional V)

Con la llegada del Obispo Gutierrez de Carvajal el impulso va a ser definitivo para el crecimiento, pero sobre todo, la mejora del urbanismo local. Diseñó el pueblo de sus sueños, el lugar ideal para servir a Dios y los Hombres y no escatimó recursos.

Acabó la construcción del puente del Almonte para que las comunicaciones estuvieran permanentemente abiertas.

La iglesia fue su obra cumbre por la grandiosidad y belleza del conjunto, apto para tener las celebraciones religiosas más importantes.

El Ayuntamiento como Pósito Municipal, el Convento, el Palacio Obispal, muchas casas grandes y pequeñas…  La gran plaza también es obra suya, pudo ser el antiguo patio de armas del castillo y lo convirtió en el centro de la vida social con edificación de grandes casas. El Rollo-Picota, trasladado hace poco a la plaza, representa el gran eñorío de este obispo.

img_6504-1200x800

img_6531-1200x800Fomentó el asentamiento de importantes familias que contribuyeron a crear una población importante en la órbita de Plasencia, en las mismas puertas de Trujillo y en el paso casi obligatorio entre Madrid y Extremadura, Portugal y Andalucía.

Así, en la Calle Talavera se instalaron la mayor parte de los nobles y todavía quedan escudos y portadas de un esplendor que quedó atrás.

img_6508-1200x800En Jaraicejo las casas no son grandes, aunque tampoco pequeñas. No son muchas las que elevan el segundo piso con intenciones de habitarlo.

La pizarra es el elemento constructivo utilizado, sólo las viviendas más notables utiliza granito para las equinas y las puertas y ventanas. La mayor parte dispone de un patio que suele servir de huerto.

IMG_0487-(1024x683)El siglo XVIII y XIX tiene poca incidencia en la población, quizás sea un retroceso general con la invasión francesa que dejó un gran rastro de destrucción. Sólo algunas casas grandes que se remozan y otras que se van situando a lo largo de la calle Trujillo y paralelas.

Nos queda el Barrio del Calvario, como apartado, al otro lado de la Nacional V.

img_7906-1300x867Más recientemente numerosas viviendas se han construido en las partes mas llanas: el Ejido con lo que muchos, sobre todo los mas jóvenes se ha instalado en esta parte.

En este lugar también ha han ido construyendo las instalaciones deportivas y de ocio como pistas deportivas,  la piscina, el parque.. Todo el perímetro está plagado de  algunas naves agrícolas y ganaderas, casi todas pequeñas, excepto en el Ejido, donde hay algunas de considerable tamaño.

img_7514-1200x800

Jaraicejo, Primeros Pasos. Pueblos del Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura


Jaraicejo, Primeros Pasos

Pueblos del Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura

Sin título-1Jaraicejo se sitúa en la vía principal que une Madrid y Extremadura, tras pasar el antiguo puerto o el nuevo tunel de Miravete si vienes del norte. La imagen caminera está escrita en cada palmo del término municipal,  y sobre todo  en sus calles, que en algún momento fueron el camino principal.

La comunicación más cercana es la Autovía de Extremadura y la Ciudad de referencia Trujillo. Aunque dentro del espacio geográfico de la penillanura trujillano-cacereña, Jaraicejo presenta notables diferencias y particularidades. Son éstas circunstancias las que hacen que en muchos aspectos conecten más con los pueblos del Parque de Monfragüe que con los de la Mancomunidad de Trujillo.


img_6561-1300x867Prácticamente, el término ocupa una franja de terreno entre dos murallas naturales al norte y al sur: las sierras de Miravete y el Río Almonte respectivamente.

El este y oeste no están tan claros y son suaves lomas, caminos o meras líneas dibujadas en la tierra las que nos separan de Deleitosa y Torrejón el Rubio.

img_7541-1300x868La trinchera que forma el río Almonte es de gran tamaño, el agua la ha ido excavando a lo largo de millones de años desde su nacimiento en el Villuerca.

El bosque de rivera está conservado en muchos tramos, los menos transitados por la cabaña ganadera que pasta buscando la humedad del río.

Es de los pocos que no ha sido embalsado, a pesar de su gran recorrido. De sus grandes valores es el reconocimiento como Reserva Fluvial que le otorga el Gobierno de España.

img_7838-1300x867Según avanza se va separando de las sierras y abriendo un territorio de dehesa muy fértil, la cercanía de las montañas proporciona un régimen de lluvias bastante abundante. Zona con muchos pozos y fuentes, regatos y arroyos que corren casi todo el año.

La población se sitúa, vive y trabaja en este espacio intermedio de suave penillanura. Es precisamente esa zona la mas productiva e interesante desde el punto de vista económico, por los recursos que proporciona la dehesa que se extiende sobre tierra pizarrosa principalmente.

img_6570-1300x867Justo antes de la sierra hay otra franja de tierra conocida como rañas: tierras rojas con muchos cantos rodados. Esa cercanía a la montaña y la altura que va tomando el terreno desarrolla un importante alcornocal. Estos lugares los llaman Mesas, por presentar amplias cumbres totalmente llanas y fuertes pendientes en sus bordes.

En un escalón por encima y casi paralelo al Almonte, transcurre el Arroyo de la Vid que tiene un enorme recorrido, mas de 44 kilómetros yendo a parar a Tajo casi en el Salto del Gitano de Monfragüe. Tiene un curso irregular, muy estacional, pero el hondo foso que va cavando permite la formación de charcas grandes y pequeñas que aguantan todo el verano albergando una gran biodiversidad.

Serpentea mucho entre las rañas primero y luego por las pizarras. Cerca del pueblo hay un embalse que asegura el abastecimiento en épocas estivales y otros dos consecutivos unos kilómetros más abajo para Torrejón.

img_6625-1300x867

img_6612-1300x867Muy cerca hay otra Garganta, la del Cubo, que bordea la falda de la Sierra de Miravete, es la frontera de las tierras del Parque Nacional de Monfragüe y el principio de la vertiginosa ascensión a las cumbres.

Son las tierras mas recónditas de Jaraicejo. Los caminos se acaban y sólo la abundante fauna encuentra pasos entre el monte de encinas y jaras.
Las sierras de cuarcita marcan un perfil inconfundible en el paisaje.

img_7496-1200x800Según va pasando el sol, sus cristalinos tonos grises van tornado colores hasta el amarillo dorado. Será el mar de hace quinientos millones de años, el que ha dejado numerosos fósiles en estas rocas.

La manta siempre verde de encinas, pinos, alcornoques o jaras cubren la totalidad de sus faldas.

La mayor elevación del término está en el Pico Miravete, que llega a los 839 metros, la mas baja en el Río Almonte, que llega a rozar los 300 metros sobre el nivel del mar.

En todo este espacio, y a lo largo de los tiempos los hombres encontraron rincones propicios para el acomodo de poblados estables. Los Hitos, Herruz, Valero, Malueñes, Miravete… la historia nos ha dejado cuatro o cinco importantes que sobrevivieron hasta el final de la edad media para confluir todos en Jaraicejo.

img_7733-1200x800La historia antigua se esconde entre las piedras y jaras, hasta el momento no se conocen restos de entidad, aunque tampoco es descartable pues es un territorio poco explorado.

Es como si siempre hubiera sido un templo de la naturaleza, un lugar donde los hombres entraban de paso o en busca de caza o frutos del bosque.

En la iglesia hay una lápida romana, se sabe que hay otra más. Sólo el castillo de Miravete rezuma de esencias antiguas que nos retraen a tiempos de los árabes.

Entre el Almonte y la Sierra parece que la historia comienza con el final de la reconquista por estos lares, a partir de la conquista de Trujillo en 1232.

Jaraicejo combina sus influencias entre la dehesa y la sierras, entre Trujillo y Plasencia.

En la misma puerta de la Extremadura central y en el corredor de la gran diagonal de cuarcitas que engancha con el Parque Nacional de Monfragüe por el Norte y con el Geoparque Villuercas por el sur.

Terrenos intrincados que pasan calzadas romanas, cañadas reales, caminos carreteros y hoy la Autovía del Oeste.

img_7844-1300x867El caos producido en la reconquista permite que estos montes se llenen de bandidos que rapiñan en los pueblos colindantes y a cuantos viajeros pretenden cruzar las sierras.

Había bandas que llegaron a ser pequeños ejércitos, como los Golfines, que tenía en jaque a todo el mundo.

Las intenciones de acabar con ellos está entre los motivos que impulsa al rey Sancho a donar la dehesa de Herruz hacia 1260 a su ballestero, Benito Pérez, y  a su escribano de Plasencia en 1285 la aldea de Xafarizejo. En el documento no está todavía todo el término actual, entonces sólo llegaba hasta el Arroyo de la Vid. También se desprende de él que ya había gente viviendo, no sólo en Jaraicejo, sino también en otros lugares del municipio.


img_7533-1200x800Se producen varios cambalaches hasta que en 1294 acaba en manos del Obispo de Plasencia. Para entonces ya habían construido el castillo en el pueblo. Poco después se añaden las dehesas de Ferruz para conformar todo el territorio de Jaraicejo.

Desde entonces, y con la normalización en España se empieza a revitalizar el camino de Extremadura con la construcción del puente del Almonte, los tres ojos mas grandes, en 1440. Doscientos años después se construyen el resto de ojos para salvar las épocas de grandes avenidas. Hoy son una joyita medieval en un paraje sin igual, de gran belleza y que propicia la realización de diferentes actividades relacionada con el medio natural.

img_6765-1200x798Lo que va a suponer un cambio radical para la Jaraicejo es la fijación que un Obispo de Plasencia: Vargas y Carvajal tuvo en la población, haciendo de ésta un verdadero paraiso, un oasis en el monte.

Su sello está por toda la población, siendo muy representativa del urbanismo del siglo XVI:  la gran iglesia, ayuntamiento, convento, palacios, torres… una onmipresencia que denota la gran influencia del prelado en el diseño y construcción de un pueblo soñado.

Poco después se edifica la Ermita de la Virgen de los Hitos, en el lugar de la aparición de la Virgen.

El paso de los franceses dejó a la población en la más profunda ruina. Raciaron, quemaron, destruyeron todo cuanto valía o representaba algo para las gentes.

Con el final de los señoríos, la guerra civil, los makis y demás inclemencias históricas resulta difícil levantar cabeza en gentes cultas y sencillas, que han visto pasar de todo y a pesar de ello, siguen teniendo los brazos abiertos.

img_7859-1300x867La ganadería ocupa la mayor parte de la población, la agricultura y el sector servicios en menor medida también aportan a la economía local. Vaca retinta y oveja, pocas cabras e ibérico.

Prácticamente todo en régimen de extensivo, lo que proporciona ejemplares de buen porte y carnes de calidades excelentes. Se siembra algo de cereal para los animales, algunos olivos para autoconsumo y los frutales de huerta.

img_7512-1200x800El sector servicios estaba muy relacionado con la carretera. El paso de la Nacional V por la población era una corriente continua de gente; viajeros, turistas, transportistas… una marea que paraba en la población antes o después de atravesar el puerto de Miravete.

Así había talleres, restaurantes, hostales, tiendas de recuerdos, de embutidos… Realmente daba trabajo a mucha gente, mucha empresas que cerraron cuando se acabó el Tunel de Miravete y todo el tráfico cambió a poco más de un kilómetro de la población.

img_0505-1024x683

extrema-turismo-jaraicejo-copiaEsto supuso un gran trauma, un mazazo más en la economía. Mas desempleo y más emigración. Desde entonces el pueblo está en plena transformación buscando su identidad y su futuro.

Todo o parte del término dentro de marcas de calidad de trascendencia internacional: el Parque Nacional de Monfragüe, la Reserva de la Biosfera, la Reserva Fluvial y la Zona de Especial Protección de Aves.

Con estrellas así, el sector turístico y agroalimentario   tienen un campo muy propicio para crecer.

El Turismo Rural va y viene, y aunque hay “servicios mínimos” :una Casa Rural, un hostal y un restaurante, se nos antoja insuficientes para un desarrollo efectivo del sector.

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción de Junciana en Jaraicejo. Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura


Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción de Junciana en Jaraicejo.

Parque Nacional de Monfragüe. Extremadura

Pocas veces un rompecabezas es tan difícil de componer. La iglesia de Jaraicejo tiene aspiraciones de estar entre las grandes y argumentos no la faltan.

Es un puzzle compuesto entre el siglo XIV y, principalmente en el XVI. La invasión francesa y luego la desamortización, casi acaban con el antiguo esplendor que tuvo.

Todos los datos nos invitan a pensar que el asentamiento humano no cobra entidad hasta 1284, 1288 y 1294 ,con la donación de Alfonso X a Gonzalo Godínez, la venta a Pedro Sánchez de la Cámara para finalmente acabar en manos de la ciudad y Obispo de Plasencia.

img_6763-1200x800En esos primeros veinte años se construye el castillo, con sus torres y murallas. La primera iglesia debe ver la luz en estos primeros momentos, pues en el documento  de 1294 ya dice expresamente que se den misas en “la iglesia de Plasencia y en la de Zaharicejo, que agora allí es hecha…”

De esta primera nave quedan poco restos. De su trazado sabemos bien poco, son muchas las reformas, añadidos o reparaciones que se han ido sucediendo y a fecha de hoy es complejo precisar cualquier detalle.

El siglo XVI va ser el que cambie definitivamente el templo, que se transforma en casi catedral. Las obras también afectan a la población, que se convierte en una tacita de plata que pretende ser el centro espiritual de la diócesis de Plasencia.

La iglesia es sí misma como un gran castillo. Sus dimensiones son imponentes:  según Madoz, mide 42 metros de largo, 17 de ancho y 25 de altura.Una osadía constructiva para el lugar que soño el gran ideólogo y mecenas de la obra: el Obispo Gutierre Vargas Carvajal.

Su obra traspasa la iglesia para llegar a la Plaza, el Convento y muchas de las casas de Jaraicejo. Su escudo, omnipotente, lo encontramos a cada paso, en cualquier parte.

Por fuera se aprecian corredores, estancias y otras habitaciones adosadas a la iglesia a dos alturas y que prácticamente la rodean. Pero por dentro se ve claramente como esta iglesia no sólo es una nave, sino que está aumentada por estas construcciones y otras que ya no están.

De esta manera los espacios se ensanchan considerablemente, accediendo a ellos a través de grandes arcos abiertos en los muros de las paredes. Incluso había una conexión directa entre la iglesia y el Convento que está a su lado.

Construyen o amplian hasta tres las entradas al templo. Todas muy parecidas, de estilo neoclásico con gran amplitud. Dos columnas decoran los lados y sirven de apoyo al triángulo que la remata. En el centro una hornacina con la Virgen María de protagonista en diferentes escenas. La puerta del mediodía está tapiada en honor de la Reina Doña Ana de Austria, su cadáver pasó una noche en la iglesia durante su traslado de Badajoz a Madrid en 1580.

Sin duda, necesitaba todo ese espacio para llenarlo de lo mejor de la mayor época de esplendor que haya conocido España. Casi todo el mobiliario, los ornamentos, los utensilios, ropaje, joyería y demás haberes han desaparecido.

En algunos casos sustituidos por otros de mucha menos relevancia y en muchos directamente sin nada que ocupe su lugar.

Aun estando semidesnuda, presenta una estampa de poderío poco frecuente y detalles del buen gusto con que fue pensada. Si imaginamos lo que ya no está; seguramente nos encontraríamos ante uno de los templos mas relevantes en su estilo de toda Extremadura.

Hay tres grandes tramos que dividen la nave principal, al que se adosa un ábside en la cabecera y que acogía un espectacular retablo quemado por los franceses en la plaza del pueblo. Hoy podemos ver uno mucho más modesto de estilo neoclásico. Lo que no podemos contemplar es el majestuoso órgano que colgaba de la pared, sujetándose en tres grandes ménsulas de piedra empotradas en la pared.

Los nervios principales de la estructura son de granito; tanto en las esquinas como en los nervios de las cúpulas, como en los arcos. Los muros son de pizarra, la piedra local, más conciencudamente hecha cuantro más abajo la miramos.

Las bóvedas que cubren el techo son una virguería de la arquitectura del momento. Hay tres ventanas en cada lado de estilo gótico, las vidrieras son recientes, de 1975, antíguamente hubo otras que se rompieron y durante mucho tiempo estuvieron tapiadas.

El suelo está enlosado con un ajedrezado blanco y negro muy bonito. Con filigranas, sobre todo en el encuentro con las lápidas de los señores que se enterraban.

El santoral local rodea el templo que preside una imágen de la Asunción de María, flanqueada por el Corazón de Jesús y la Virgen de Fátima.

En las capillas del costado derecho tenemos un grupo de vírgenes y santos: la Inmaculada, la Virgen con el Niño, un San José con el Niño y una imagen de Santa Teresa de Jesús, escribiendo el famoso poema que se puede leer en el libro que sostiene: “Aquesta divina unión… “

Encima de estas capillas se abren otros dos arcos para el palco de autoridades y desde donde el Obispo escuchaba la misa en lugar privilegiado. El interior despliega igual arte en muros y bóvedas que en resto del edificio.

Ya cerca del coro, en este lado, encontramos el baptisterio. Tiene una pila bautismal excelentemente bien conservada. Muy originalmente pintada con colores que destacan los volúmentes finamente esculpidos.

En dos capillas del lateral izquierdo se guardan imágenes del Santo Cristo crucificado, otra virgen y la muy querida Virgen de Santa María de los Hitos, que tras la última restauración se quedó sin el aspecto medieval que tendría.

En este mismo lado, hacia los pies de la iglesia hay dos monjes. Amén de las esculturas utilizadas en los pasos de Semana Santa.

Sobre las capillas hay una cruz de nudos latina rodeada por la siguiente inscripción: ESTA SEÑAL DE LA CRUZ SERA VISTA EN EL CIELO QUANDO EL SEÑOR DE LA LUZ VINIERE A JUZGARNOS.

Sobre la puerta de entrada, hay una inscripción que dice así: SE LUCIO ESTA I/GLESIA AÑO 1795/ SIENDO CURA Y VICARIO/EL SEÑOR DON ANTONIO MARTÍNEZ OLIVA.

En este lado hay un mausoleo que merece la atención. Con tiene los restos del cura de Jaraicejo fallecido en 1576, D. Antonio Cabañas, pero entorno a él hay muchas dudas. Todo el es de granito muy bien trabajado. Tiene un escudo de granito con los símbolos papales en la mitad izquierda y una banda en la derecha. Está flanqueado por pinturas en la pared: un dragón a cada lado y un águila en la parte superior. Debajo una fecha 1576.

El diseño del conjunto es de lo más fino, no exento de detalles presenta cierta sobriedad. El arco con once ángeles remata la parte superior, el fondo de este arco está decorado con egrafiados de ángeles y la cruz del calvario. La cama esta compuesta de grandes losas de granito, la tapa superior tiene doble cruz. Las losas del cierre frontal están rotas, señas de que el sepulcro ha sido profanado.

El Coro Mayor es muy alto, para ir a juego con la iglesia. Tiene tres arcos de estilo neoclásico, a modo de los antiguos romanos.

Por encima hay una inscripción que nos dice del final de este inmenso proyecto:

ESTA OBRA SE ACA/BO AÑO 1588. SY/ENDO BYCARIO / EL BLLe. IVAN DE/LAZERCA Y MA/YORDOMO XPO / VAL GARZYA / EL BYEIO. LAUS DEO.

 

Pantanos en el Valle de Santa Lucía, Valles de Navezuelas y Cabañas del Castillo. Geoparque Villuercas. Extremadura


Pantanos en el Valle de Santa Lucía

Valles de Navezuelas y Cabañas del Castillo

En el Valle Son dos presas que se asientan de manera consecutiva en el cauce del río del Valle de Santa Lucía.

Encerrado entre montañas de mas de 1000 metros, la cota de los pantanos está sobre los 680 metros de altura en un paraje de una belleza sin igual.

Como a mitad del Valle están los pantanos. Uno tras otro casi parecen uno, pero se aprecia claramente el muro como a medio pantano.

La primera presa es de las de mayor pedigrí de Extremadura.

Se construyó a principios del siglo XIX para dar agua a la Ciudad de Trujillo por una conducción de mas de 40 kilómetros.

Cae por su propio peso en lo alto del cerro de la ciudad. Toda una obra de ingeniería para aquellos tiempos.

La segunda es bastante moderna, de la década de los 90; con ella se da servicio a numerosos pueblos del entorno de Trujillo. Se soluciona el grave problema que arrastraban históricamente el verano, cuando mas visitantes recibían y cuando menos agua recogían de sus manantiales de invierno.

La pureza de estas aguas es excelente, se embalsa nada mas nacer, sin apenas correr. Aquí se frena su recorrido, guardándose a gran altura en unas condiciones de temperatura muy especiales. Así siempre se nos presenta clara y cristalina.

En estos pantanos se puede practicar la pesca, estando prohibido el baño.

Se llega por la pista de Solana, después de haber subido por un espigado puerto que nos ofrece panorámicas para el recuerdo.

Zorita de Extremadura, Primeros Pasos.


Zorita de Extremadura, Primeros Pasos.

Pobladores de todos los tiempos recorrían estos espacios. Primero, cazadores, recolectores y mineros que ocasionalmente transitaban o paraban temporadas. Luego fueron los agricultores y ganaderos  los que realizaron los asentamientos más estables, seguramente en el mismo lugar que los anteriores.

Casi pegados a las montañas del norte del valle del Guadiana, encontraron el lugar perfecto para una estancia que les permitiera vivir y desarrollarse dignamente.

Zorita es lugar de paso obligado para muchas vías naturales que recorrían la península. Personas y animales; con movimientos norte-sur y este-oeste , buscaban alimento en las tierras que las estaciones van fertilizando en sus ciclos anuales.

Las civilizaciones construyeron importantes vías de comunicación que transitaban por el centro oeste peninsular, siendo Zorita un cruce, y muchas veces parada, para calzadas  romanas, caminos carreteros y cordeles de ganados.

Así  la Cañada Real de Merinas que viene de la Serena por Madrigalejo, va hacia la Peña  y Garciaz enlazando luego con las principales vías que suben al norte.

De Miajadas también viene otra Cañada paralela a la que luego será la Calzada Romana de Mérida a Toledo. En el medievo tuvo  importancia al ser también parte del camino de Guadalupe.

Antes de la fundación de Mérida, las vías el Levante español al centro sur de Portugal transitaban un poco más al norte que la actual carretera de Ciudad Real, buscando  Trujillo, la población que era la referencia del momento. También los caminos de Granada y Córdoba hacia Compostela, la gran diagonal penínsular, pasa por estos lares.

La disposición de las montañas de Garciaz;  una pared vertical de mas de trescientos metros nos separa de la cuenca del Tajo y su forma en flecha que apunta al sur, hace que muchos caminos tengan que forzosamente pasar por el lugar.

victoria_celtiberaEn la punta de la fecha se sitúan los principales grupos humanos que la historia asentó en el término municipal: el actual Zorita, a partir de la reconquista  y la antigua Zuferola junto a la Peña,  desaparecida en las últimas guerras contra el moro.

La población en 2016 ronda los 1400 habitantes; muy poco si consideramos que el número de vecinos hasta 1950, antes del gran incremento de los 60, mantenía una media de 5000 personas desde principio de siglo.

Pero también en la Dehesa Boyal, en Fuente Santa, en Valle Judío se pueden presuponer núcleos humanos que tuvieron cierta relevancia. Sobre todo, es en época romana es cuando más desarrollo tienen dada la abundancia de restos; se afanaban en el aprovechamiento intensivo de los recursos de la tierra: la minería y la agricultura y ganadería.

El término natural de Zorita se extiende desde las cumbres de la Sierra de Garciaz por el norte hasta los llanos de Alcollarín por el sur. Al este parte la tierra de forma ventajosa con Logrosán y al oeste con  Conquista.

Este terreno ocupa una meseta a modo de presierra, una tierra de transición entre los llanos de las Vegas del Guadiana y las altas Montañas que se suceden en el macizo montañoso de Garciaz y de las Villuercas.

Casi toda la tierra es de pizarra, que con sus ocres más o menos oscuros, constrasta con los grises afloramientos de granito que nos conectan con el batolito de Santa Cruz, sobre todo a partir del Valle de las Viñas. Atención aparte merece la roca de la Peña, una surgencia de cuarcita como las que forman los relieves más característicos del vecino Geoparque Villuercas Ibores Jara.

En las cumbres encontramos hermosos bosques de robles y castaños. Es un cambio muy radical, pues en pocos metros de vértigo las condiciones y el paisaje se asemeja a lo que pudiéramos esperar del norte de España.

Las temperaturas bajan drásticamente y los grandes árboles llenan la tierra de una vida abundante, un aroma propio y la humedad siempre latente.

 El resto de la tierra se rellena de encinas, formando densas masas forestales totalmente salvajes en las las fuertes pendientes donde reina el javalí y el ciervo

Luego, el típico paisaje de dehesa se extiende por en el resto del término, menos donde la intervención humana ha designado otro uso.

La dehesa tiene un aprovechamiento ganadero casi exclusivo: vacas, corderos y el cerdo ibérico encuentran un habitat ideal que le proporciona comida todo el año.

Pegadas a la sierra hay una cierta extensión de terreno con cultivos de olivar y viña de modo residual, también en el valle de las Viñas, donde se dan unas condiciones naturales ideales para cultivos, sobre todo frutales, aunque es el olivo el que rellena casi todo el espacio.

Algunas tierras se prepararon para cultivos de cereal, deforestando una parte importante de la superficie.

Recientemente se están plantando muchos frutales en tierras de secano; son regados mediante sostenibles sistemas de goteo que se surten del cercano pantano de Alcollarín. Sin duda, aportarán mucho trabajo en la población y haberes en sus promotores.

rutapr-cc234A los pies del término, en el río Pizarroso, se construyó uno de los embalses de referencia para los amantes de las aves, de la pesca y de la naturaleza en general: el Embalse de Sierra Brava, de mediano tamaño, hay quien lo califica como hermano menor de los grandes embalses del Río Guadiana.

Es muy apreciado por los pescadores, ya que sus orillas son muy accesibles y sus aguas tienen muchos nutrientes para que los peces se desarrollen : carpas, lucios o black bass; con ejemplares que consiguen premios y menciones todos los años.

 Los amantes de la naturaleza pueden recorrer el Sendero PR-CC234 que se dirige al embalse y recorre parte de la orilla derecha.

Y los ornitólogos son los que mas están disfrutando de este espacio; la Zona de Especial Protección de Aves, Z.E.P.A. Llanos de Zorita y Embalse de Sierra Brava acoge un sinfín de especies, muchas de ellas protegidas y muy apreciadas: calculan que mas de cien mil aves pasan o habitan en este lugar, lo que le hace un lugar de referencia en toda Europa.

Muy reciente es la construcción de otro importante embalse: la Presa de Alcollarín. La presa está al lado de la población vecina, pero la cola se interna en término de Zorita. Sin duda está cambiando el paisaje, las especies, formas de vida…

El clima es generalmente suave; menos los picos calurosos de julio y agosto, con temperaturas que superan los 35º

En invierno hay algunas heladas en las noches de enero y febrero, que de día y dependiendo de las nieblas, las sensación térmica es muy agradable.

Hace no demasiados años el tiempo era bien distinto; el régimen de lluvias era mas intenso, alimentando fuentes y arroyos y templando considerablemente los extremos climáticos.

El pueblo conserva un casco antiguo muy grande. Aunque salpicado de reformas poco afortunadas, guarda una estética que se hace agradable a la vista.

Las casas son blancas principalmente, en otro tiempo se pintaban de colores: azulones, granas, amarillos…  de los que quedan muchas muestras.

Para ver el Zorita Viejo tenemos que pasear por las calles que están entre la iglesia y el colegio, por allí podremos contemplar alguna portada ojival, arcos de medio punto y detalles constructivos interesantes.

El resto proviene de crecimientos del siglo XVI al XVII a lo largo de la calle Real. Seguramente la construcción de la carretera propició el crecimiento a lo largo de esta vía y  hacia los caminos de Trujillo, Santa Cruz de la Sierra y el Puerto. Un estilo colonial del XIX con sus remates característicos en los tejados.

Una referencia importante en la población es la Ermita de Fuente Santa, un santuario mariano muy antiguo del que se desconoce su origen, abriendo un gran abanico de varios siglos.

Aunque la mayor parte de la obra primitiva está tapada por ampliaciones o reformas posteriores, conserva un estilo medieval de aires muy antiguos. Extremadamente original el el templete que adorna la fuente.

Varias lápidas romanas ya aseguran el asentamiento de antiguo. La Virgen de Fuente Santa es la patrona de Zorita y la fiesta de la Velá, el 15 de agosto, es en su honor. Hasta el siglo XIX se estuvo celebrando en la ermita.

img_5203-1200x800Otro sitio curioso el el Lavadero; un complejo de construcciones y una gran balsa. Tampoco sabemos con que fines y cuando fue construido.

Los pareaños de Malillo, muy cerca de Logrosán es otro lugar envuelto de misterio e historias. Fue propiedad de los frailes de Guadalupe y aparte de una intensa actividad agrícola y gandera, se ven vestigios de minería muy antigua.

A %d blogueros les gusta esto: