Categoría: Navezuelas

Navezuelas. Arquitectura Tradicional del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Navezuelas.

Arquitectura Tradicional del Geoparque Villuercas Ibores Jara.

El pueblo se asienta sobre la falda de la sierra, como a media montaña y con un importante desnivel.

Lo abrupto del terreno hace que las viviendas tengan tres y cuatro plantas. Muchas casas parecen que se incrustan en la montaña.

El sonido del agua bajo nuestros pasos nos acompañará casi de manera constante por cualquier trayecto que consideremos realizar. Multitud de arroyos corren entre las casas, cruzan las calles aportando un frescor siempre presente. Casi todos los cauces están tapados, pienso que si algunos estuvieran visibles aportarían nuevos atractivos.

La buena situación socio-económica de la población ha permitido que se haya construido mucho; pero fundamentalmente en terrenos donde antiguamente no había casas.

El Barrio Viejo guarda las historias del pasado de Navezuelas; entre sus casas quedaron rastros de la antigüedad: el ayuntamiento viejo, las escuelas; viejos mesones… singularidades y originalidades que llamarán nuestra atención.

Todavía podemos pasear entre recuerdos de un pasado que no está demasiado lejos. Aquí, las casas son de piedra y algún adove, de mediano tamaño.

En el interior de casi todas ellas, un entramado de maderas que servirán de acomodo a las estancias y dará consistencia al conjunto. Se presentan en una disposición desordenada de calles que se adaptan de manera natural a la pendiente y las rocas donde se sustentan.

La bodega y el almacén de herramientas se sitúa en la planta baja, en ocasiones y si hay espacios también los animales. En el piso superior; a salvo de humedades topamos con la cocina, normalmente en el centro. Alrededor, pequeñas habitaciones dormitorios. Una buena parte también estaría reservada para almacén de productos agrícolas.

Las calles sorprenden a cada paso, las perpendiculares a la pendientes no tienen cuesta alguna, mientras que en las otras son para ir despacio. Buena parte del pueblo está bellamente adornado con flores que aportan buenos aromas y un extraordinario colorido al conjunto.

La abundancia de fuentes pone una música de aguas que resuenan por doquier, todos los barrios disponen de la suya.

Contarán además con la atención de sus gentes, a buen seguro que encontrarán la ocasión de compartir con nosotros recuerdos y experiencias de éstos y de otros momentos, un verdadero lujo en los tiempos que corren.

Galerías de Imágenes

Pantanos en el Valle de Santa Lucía, Valles de Navezuelas y Cabañas del Castillo. Geoparque Villuercas. Extremadura


Pantanos en el Valle de Santa Lucía

Valles de Navezuelas y Cabañas del Castillo

En el Valle Son dos presas que se asientan de manera consecutiva en el cauce del río del Valle de Santa Lucía.

Encerrado entre montañas de mas de 1000 metros, la cota de los pantanos está sobre los 680 metros de altura en un paraje de una belleza sin igual.

Como a mitad del Valle están los pantanos. Uno tras otro casi parecen uno, pero se aprecia claramente el muro como a medio pantano.

La primera presa es de las de mayor pedigrí de Extremadura.

Se construyó a principios del siglo XIX para dar agua a la Ciudad de Trujillo por una conducción de mas de 40 kilómetros.

Cae por su propio peso en lo alto del cerro de la ciudad. Toda una obra de ingeniería para aquellos tiempos.

La segunda es bastante moderna, de la década de los 90; con ella se da servicio a numerosos pueblos del entorno de Trujillo. Se soluciona el grave problema que arrastraban históricamente el verano, cuando mas visitantes recibían y cuando menos agua recogían de sus manantiales de invierno.

La pureza de estas aguas es excelente, se embalsa nada mas nacer, sin apenas correr. Aquí se frena su recorrido, guardándose a gran altura en unas condiciones de temperatura muy especiales. Así siempre se nos presenta clara y cristalina.

En estos pantanos se puede practicar la pesca, estando prohibido el baño.

Se llega por la pista de Solana, después de haber subido por un espigado puerto que nos ofrece panorámicas para el recuerdo.

Risco Villuerca en Navezuelas. Cumbres del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Risco Villuerca en Navezuelas.

Cumbres del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

Majestuosa cumbre que llega a los 1600 metros. Seña de identidad para estos pueblos. Desde su altura se domina buena parte de la submeseta sur de España. Las montañas parecen mas pequeñas, las águilas vuelan bajo nuestro y el cielo casi se puede tocar con las manos.

Este risco de cuarcita, es el de mayor altura del conocido Sistema de los Montes de Toledo. Montañas que separan el estrecho margen de las cuencas del Tajo y del Guadiana.

En la actualidad esta ocupado por una base militar, cuasi abandonada muchos años y actualmente en poco uso, no obstante sigue albergando estratégicas antenas de comunicaciones que llenan la cumbre.

También hay numerosos edificios, junto con garitas, base de aterrizaje para helicópteros y otras instalaciones de uso civil-militar. Casi todo está destrozado por la marabunta humana que se acerca sin respeto alguno a este lugar. Últimamente, con la vuelta de los militares se está recuperando poco a poco el sitio.

Podría ser un lugar ideal para múltiples actividades turísticas y medioambientales, de esta forma sería una importante Base para el Desarrollo Turístico de las Villuercas. Una idea que siempre ha rondado por las cabezas de nuestros paisanos y vecinos, que ven en el monte un producto turístico orignal, de indudable atractivo y con unas posiblidades casi infinitas.

En invierno, lo normal es que haya nieve en mayor o menor medida; en cualquier caso, el ambiente es casi de alta montaña. Primaveras y otoños nos regalan paisajes únicos por su espectacular colorido y belleza.

El verano es la época de mas fácil acceso, con temperaturas agradables, puede ser perfecto para pasar un rato o disfrutar de paseos por las cumbres, practicar la escalada,….

Desde Navezuelas se puede llegar tomando una pista de hormigón de fuertes sensaciones por la pendiente de sus rampas. También se sube desde Guadalupe, por la carretera que habilitaron los militares.

Es una apasionante ascensión en la que se impondrán numerosas paradas de observación. La carretera rodea el cerro dando vista a los cuatro puntos cardinales con lo que el paseo se convierte un momento único para comprender la geografía de las Villuercas.

El perfecto estar para sentirte parte de un mundo que va mucho mas allá de nosotros mismos

A %d blogueros les gusta esto: