Categoría: Trujillo

Ruta por la Alberca de Trujillo. El Manantial de la Ciudad. Extremadura


Ruta por la Alberca de Trujillo.

El Manantial de la Ciudad. Extremadura

IMG_2873

wdibchuty4Tres fuentes de aguas medicinales (dulce, sosa y herrumbrosa) manan interminablemente el lo alto del batolito trujillano.

El pozo tiene 10 metros de diámetro y 12m. de profundidad y tiene una escalera que baja en espiral hasta lo más profundo.

Baños antiguos Un río subterráneo atraviesa el Cerro de Sureste a Noroeste conteniendose en un rico acuífero que hace manar el agua artesiana a gran altura, en el pozo del Castillo, en el Aljibe Altamirano, en La Alberca o en la casa del Inglés; todo ello permite la habitación intramuros aguantando asedios.

Sus primeros vivientes dieron gracias a los dioses por tal comodidad levantando el Templo arquetípico e invariable; como defensa y vigilancia elevan la Torre, para lanzar lejos su mirada, que rodearán con tres recintos murados en tiempos galo-ibéricos, pues aquellos dieron nombre:

Ruta por el Convento de la Coria. Fundación Xavier de Salas. Intramuros de Trujillo. Extremadura


Ruta por el Convento de la Coria.

Fundación Xavier de Salas.

Intramuros de Trujillo. Extremadura

IMG_6397 (2) (1024x683)

wdibchuty111En el siglo XV estaban las casas de Juana García donde vivían ocho beatas terciarias franciscanas en clausura y con escasa renta. Una de estas hermanas llamada Inés de Cristo, hija de Gómez González de Carvajal y viuda de Gonzalo Carrasco, inicia las obras del convento de S. Francisco el Real de la Coria; sor Inés fue ayudada por su hermano Diego de Carvajal que era arcediano de la catedral de Plasencia y el nuevo convento se hizo en terreno de la familia Carvajal.

Llegó a tener buena fama y entre sus santos muros se refugiaron grandes señoras viudas y profesaban jóvenes doncellas de la mejor sociedad local. Allí vivió una tia de don Gonzalo Pizarro atendida por su sirvienta Francisca González, madre que sería de Francisco Pizarro el Conquistador del Perú e hijo bastardo del citado don Gonzalo. Don Juan de Austria refugió en el convento a doña Magdalena de Ulloa con quien algunos dicen llegó también la intrigante princesa de Évoli y bella amante del adalid de Lepanto.

Después de la exclautración de 1836 ya no volvieron las monjas a su viejo monasterio, arruinado, metiéndose en el convento de San Pedro. Estas benerables ruinas fueron visitadas por don Miguel de Unamuno donde sorprendió infraganti una timba de jugadores del cané. En estos tiempos sus restos fueron comprados por particulares donde han creado y afincado la Fundación Xavier de Salas.

Ruta por el Palacio de Lorenzana, Academia de Extremadura. Intramuros de Truijllo.


Ruta por el Palacio de Lorenzana,

Academia de Extremadura. Intramuros de Truijllo.

IMG_7736

wdibplanoLas ruinas fueron restauradas en esta Democracia para que fuese sede oficial de la Real Academia de Extremadura y en estas fechas no sabemos que impedimentos tienen para afincarse definitivamente, la obra está terminada.

En la Alta Edad Media debió ser un importante edificio, conserva las torres y la entrada estaba al Sur, queda un trozo de alfiz pero no se dieron cuenta. Entre el cascote de sus paredes aparecieron dos figuritas púnicas de terracota muy interesantes.

Del solar de Añasco sale Alonso Martínez Pizarro, hermano de Diego Hernández Pizarro e hijo de Sancho Martínez Añasco. Alonso y Estefanía de Tapia tienen a Juan Pizarro el Gordo que con Juana de Hinojosa nacieron diez hijos. El tercero fue Diego Pizarro de Hinojosa y con su mujer María de Carvajal compraron el señorío de Torrecillas.

Su biztataranieta Beatriz Lucía Pizarro casada con Lorenzo Quiñones tuvo a José Quiñones Neira, Marqués de Lorenzana. Estas gentes vivieron en el palacio fortaleza hasta la francesada de 1808 que inició su decadencia.

Ruta por el Palacio Vargas e Hinojosas. Convento de la Concepción, Intramuros de Trujillo Extremadura


Ruta por el Palacio Vargas e Hinojosas.

Convento de la Concepción,

Intramuros de Trujillo Extremadura

geronimas01-xx

foto turismotrujillo.com

wjeronimas1El monasterio de monjas jerónimas se funda a finales del siglo XV en el palacio de doña Catalina Álvarez Altamirano llegando a ocupar los antiguos solares de Vargas e Hinojosas con una formidable torre-mirador de estilo mudejar. En el año 1570 se les unen nueve monjas jerónimas del convento jaraiceño de la Magdalena.

Los gabachos en 1809 les hicieron refugiarse en casas particulares y el monasterio quedó muy deteriorado. En 1814 compartieron casa con las franciscanas de San Pedro y La Coria en el palacio de Chaves el Viejo pero en 1826 ya estaban es su convento.

Hace un cuarto de siglo se bajaron al palacio ducal de San Carlos en la Plaza pero desandarán el camino volviendo a su vieja casa, villana y con los nuevos tiempos, la Villa espera recuperar sus maitines y los estratos arquelógicos de su territorio. En su iglesia está discutiblemente enterrado don Gonzalo Pizarro

Ruta por la Iglesia en el Cementerio de la Vera Cruz. Intramuros de Trujillo. Extremadura


Ruta por la Iglesia en el Cementerio de la Vera Cruz.

Intramuros de Trujillo. Extremadura

wdibchuty12Los viejos cronistas datan esta iglesia parroquial en el siglo XIII y es muy posible que estuviese atendida por los caballeros templarios que como sabemos intervienen en la reconquista de 1232. Sus entradas estaban una trasera junto al adarve occidental y otra en la cara Norte, posiblemente tuviera una tercera puerta al Sur; se conservan tres arcadas y unos esgrafiados del siglo XVI.

A principios del XIX el templo estaba en estado ruinoso y el obispo placentino don Lorenzo Igual de Soria mandó se cerrara haciendose cargo de las llaves el párroco de San Andrés que era donde acudían a sus oficios los fieles de la Vera Cruz. Al final no se inician las obras de restauración y el Obispo substituye la parroquia por un vicariato curato anejo a la de San José en Huertas de Ánimas.

Durante el Bienio-liberal de Espartero, en 1855 concretamente, el Ayuntamiento convierte esta suprimida iglesia en depósito de cadáveres prohibiendo que se hagan los funerales en presencia del difunto. En 1870 se termina el cementerio municipal quedando lógicamente dentro la difunta parroquia como un mausoleo más. Hoy sus paredes encierran la diversidad social de un pueblo ante la Eternidad, allí descansan desde los marqueses de la Conquista hasta la más humilde familia trujillana. La muerte aplana, iguala y recicla.

A %d blogueros les gusta esto: