Etiqueta: Río Ruecas

Piscinas Naturales en Cañamero. Baños en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Piscinas Naturales en Cañamero.

Baños en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

 El río Ruecas nace en la cara sur del Monte de los Montes; el pico Villuerca… Este generoso risco saca hasta 5 fuentes que van a dar otros tantos valles encantadores y sugerentes: Almonte, Viejas, Ibor, Guadalupejo y Ruecas.

Este último  nada mas nacer recoge varias fuentes de otros tantos riberos siempre vivos: la Celada, la Quebrada o el Brazo resuenan en la cultura local.

Ya en estos espacios tan perdidos y alejados de los transitos habituales encontramos un lugar que evoca las claves de la naturaleza en las riveras del Geoparque como ningún otro.

El Salto y el Charco del Moro

La combinación de flora, fauna, roca y agua no va a ser tan abrumadora en ninguna otra parte. El salto no es muy grande, como tampoco el charcho que forman los dos grandes farallones de cuarcita que lo flanquean. Muy cerca del nacimiento el agua es clara y fría, el sol apenas entra en su cenit y todo guarda una virginidad muy latente que cada minuto te hace mas pequeño e irrelevante.

Río abajo vamos a encontrar las mejores escenas de esta tierra. Los bosques de loros y acebos en su plenitud. Helechos Reales u Orquideas de ensueño, amen de las flores mas delicadas y escondidas.

El Charco de la Mora

Otro regalo de la naturaleza. Un lugar mágico y muy especial. La fragilidad del ecosistema por la pureza de la vida nos impone un respeto importante. Enseguida nos damos cuenta de la belleza del entorno; es una puerta que te entra o saca de un mundo casi perdido. Hermana menor del charco de la mora, es una esencia de todo lo que somos y todo lo que puedes encontrar. Donde el valle empieza a oscurecerse o a abrirse si vamos con la corriente. Muchos árboles no los volveremos a encontrar mas, otros no los veremos hasta traspasar la presa del pantano, después de muchos kilómetros.

Pantano del Cancho del Fresno

Después de unir las aguas que vienen del Collado del Brazo y dar de beber a Logrosán y Zorita, se forma un gran embalse para apoyar el riego de las Vegas del Guadiana.

No es demasiado grande; el perímetro se acerca a los doce kilómetros increíbles que van rodeando numerosos pequeños valles que traen nuevos aportes de aguas, sobre todo por el lado izquierdo; donde las revueltas te obligan a recorrer grandes distancias para poder salvar los arroyos. Todo co el incomparable marco de grandes sierras que rematan sus cumbres de grises rocas.

Los amantes de la pesca cuentan con un espacio privilegiado, al igual que los senderistas o ciclistas. Las embarcaciones tienen un uso complejo y poco claro.

Muchas rutas importantes cruzan este espacio como la de Isabel la Católica o la de los Conquistadores, Viene de Cáceres y forma parte de los caminos de peregrinación a Guadalupe.

Pocas zonas hay habilitadas para el baño. Apenas un acceso de hormigón casi en la cola del pantano. La gente para en la desembocadura de la Garganta de los Hilos, que forma un largo estuario con suelo mas blando y menos escabroso.

Charco de la Nutria

Detrás de la presa encontramos uno de los lugares de referencia en el Geoparque. Es un espacio que ha creado la naturaleza prácticamente al cien por cien.  Perfecto para los niños pues hay poco desnivel en el agua y cubre en pocos lugares.

La intervención humana es escasa y acertada: el paso con grandes piedras que aportan un punto pintoresco y área de descanso bajo la sombra de enormes árboles.

El encanto es indudable y las sensaciones se desbordan entre tanto y tan bonito. El río, la galería de fresnos y alisos, las rocas…

Muy cerca están las pinturas rupestres de la Cueva Chiquita.

Es un paseo que podemos realizar en cualquier época del año.

Piscina Natural de Ruecas

Pocos metros río abajo vemos esta piscina… Tiene una lámina de agua muy larga y poco estrecha.

Las rocas de cuarcita afloran por el lado izquierdo con una pendiente casi vertical. La otra orilla es un poco menos pendiente.

Muy soleada y como el Charco de la Nutria tiene amplios espacios sombreados con bancos y mesas.

La presa se construyó hace mucho, todos los años se cierra con grandes tablones. Es el lugar ideal para la práctica de la natación

Y si queremos pasar el río; el único lugar sencillo cuando las aguas crecen y el resto de pasos son inaccesibles.

Piscina del Molino

A continuación encontramos un lugar con atractivos muy poderosos. En la junta del arroyo Valbellido y el Ruecas, donde un molino centenario encaja a la perfección con la natualeza del entorno.

Grandes alisos y algunos chopos y fresnos van marcando las estaciones en un lugar en el que el tiempo parece que no pasa.

En tiempo el lugar quedó inutilizado por los vertidos de la población, pero ya hace mucho que el problema se subsanó y poco a poco se va recuperando para uso turístico y recreativo.

Hay una bonita presa de piedra que remansa una buena cantidad de agua.

Piscina del Pantano Viejo

Es de las mas antiguas de la población, antiguamente, incluso había un bar en una gran piedra sita en medio del río. Ya en el tramo final del desfiladero del Ruecas, poco antes de abrirse en los Valles de Belén.

Actualmente hay una construcción para medir el nivel del río. Es muy poco utilizada, aunque el puente, los bancos y sillas y el entorno invita al baño.

Como la pisicina del Molino, aunque no se limpia el charco y el aparcamiento es complejo tiene un potencial importante.

Río Ruecas abajo ya no hay espacios especialmente hábiles para el baño, sin embargo, no faltan pequeñas pozas donde refrescar el cuerpo, muchos kilómetros de río que dan espectaculares paisajes y donde el agua está garantizada todo el año.

Pinturas Rupestres de la Cueva Chiquita o de Álvarez en Cañamero. Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Pinturas Rupestres de la Cueva Chiquita o de Álvarez en Cañamero.

Arte Rupestre en el Geoparque Villuercas Ibores Jara. Extremadura

La primera vez que se reparó en la importancia de las pinturas rupestres de la Cueva Chiquita fue en 1916, cuando un francés, el abate Henri Breuil vista la cueva quedando maravillado por la cantidad, mas de cien signos, y la variedad de los motivos dibujados en la roca.

En su libro “Pintura esquemática hispánica” registró muchas pinturas, incluso algunas ya desparecidas: figuras humanas, cruces, techos, puntos y rayas, animales… fue la primera descubierta de este tipo en la provincia de Cáceres.

El lugar no deja de asombrar al visitante: casi en el fondo del Desfiladero del Río Ruecas, casi debajo del muro del Pantano del Cancho del Fresno, muy cerca del Charco de la Nutria. La estampas son de postalita; desde la propia cueva o bajando al río, cada mirada es un regalo, una explosión verde que conjuga perfectamente con los tonos del agua, el gris de las rocas y el azul del poco cielo que vemos.

Allí, un afloramiento de rocas se rompe en un agujero de  grandes dimensiones en altura y anchura, aunque no en el fondo por lo que también se habla de un abrigo rupestre.

Es de forma cuadrangular con una ligera caída hacia la izquierda donde están las zonas mas irregulares. Da la apariencia de un gran mural en el que las figuras ocupan todas los niveles, las más altas están a mas de siete metros respecto del suelo.

La roca está muy ennegredecida en algunas partes por la acción del humo, pero por lo general presenta zonas muy lisas que son propicias para las pinturas rupestres. Los colores empleados son el rojo, negro y blanco. Antiguamente debió estar cerrada pues quedan restos de un muro.

El Arte Esquematico se desarrolla en la península en el Calcolítico, primera edad de los metales, unos 1500 años antes de Cristo mas o menos.

Las pinturas normalmente no aparecen en grupos numerosos y cuando están en cuevas se realizan en la puerta, rara vez encontramos rastro en el interior. La Chiquita rompe esos esqueñas y aunque se encuentran rastros de filones de hierro, puede ser un lugar donde las gentes se congregaban en torno a algún tipo de celebración.

Se localizan cuatro zonas con varios paneles donde se encuentran figuras muy variadas.

 

Normalmente, cuando son representaciones humanas, hay una que destaca sobre un grupo en el que a veces aparecen emparejados y casi siempre sin piernas.

Hay composiciones que son piramidales  y también las hay desordenadas y aparentemente aleatorias. Los humanoides son de distintas formas: ancoriformes con piernas y sin ellas (con forma de ancla invertida) cruciformes (forma de cruz), otros un poco mas realistas sin olvidar su carácter esquemático.

Existen muchas combinaciones de símbolos: rayas, puntos, cuadrículas y otros signos muy sugerentes. En muchos se agrupan entre sí y otras veces acompañan al resto de figuras.

Aprovechan los lienzos y rachas naturales de la roca para sus representaciones. Incluso parecen servir para separar conceptos pues cambian los tipos, maneras y estilos al variar de panel a panel.

Algunas son muy vistosas, otras despiertan la imaginación con sus posibles explicaciones; muchas se advierten rápidamente y las más hay que buscarlas para dar con su presencia.  En cualquier caso es un rato divertido en el que grandes y pequeños disfrutan de un espacio para la cultura entre el mejor marco natural imaginable.

La Leyenda de la Chiquita esta impregnada en la roca en forma de lo que parece un dragón. Como muchas de las que envuelven lugares especiales y enigmáticos, nos lleva muchos años atrás…

Comienza cuando un pastor encontró  lo que parecía una pequeña culebra de las que deambulan por las aguas y márgenes del río.  Dicen que la cogió cierto aprecio: la llamó “Chiquita” la subió al abrigo y allí decidió criarla con la leche de sus cabras. Por la tarde se acercaba a la cueva llamándola, la Chiquita acudía pues sabía que anunciaba su rico manjar.

El caso es que el hombre tuvo que marchar a servir en las guerras de su Señor. Varios años estuvo fuera del pueblo y cuando volvió se dirigió rápìdamente en busca de su Chiquita. Pero al llegar se  dió cuenta que su pequeña criatura se había convertido en un dragón carnívoro que devoraba hombres y animales. El animal no reconoció a su amo y se lo comió.

WP_20140916_003

Cómo Llegar:
WP_20140916_004 (1)

Enlaces:

A %d blogueros les gusta esto: