Categoría: Orellana la Vieja

Arquitectura Tradicional en Orellana la Vieja. Pueblos de las Vegas Altas del Guadiana. Extremadura


Arquitectura Tradicional en Orellana la Vieja.

Pueblos de las Vegas Altas del Guadiana. Extremadura

Orellana la Vieja se asienta en una colada, entre dos cerros, que dan vista al río Guadiana, hoy al Embalse de Orellana, que llega apenas 300 metros de la población.

Se resguarda del aire norteño por las últimas estribaciones de las Sierras de Pela, muy próximas también.

El pueblo se origina a lo largo de la Cañada Real Segoviana, que atraviesa de norte a sur el casco urbano y del Camino Natural del Guadiana que corre por toda la margen norte del Río, cruzándonos de este a oeste.

Prácticamente toda la población mantiene un aire tradicional en sus construcciones. Más cerca de los modelos utilizados por los vecinos pueblos cacereños del norte que de los pueblos blancos de sur del Guadiana, también presentes.

La zoña más antigua la encontramos en el triángulo formado por los tres grandes monumentos de Orellana: el Castillo, la iglesia y el Convento.

En esta parte las calles son mas bien estrechas y retorcidas. Las viviendas son de formas irregulares y de tamaños muy variables. Las crónicas dicen: “las calles las mas no tienen figura de tales por que ban haziendo casas en mangas abarriadas en los extremos del pueblo”

Se sitúan, sobre todo a lo largo de la Calle Real, las casas grandes, algunas con aires palaciegos o formas singulares de interpretar la construcción.

Son las calles comerciales por excelencia, tiendas tradicionales se alternan con modernas empresas hosteleras.

Además de la mencionada Calle Real, podemos pasear por otras como: calle de Hospital, de San Juan, de Santo Domingo, la Calle Tenerías o la del Convento, la del Molar o del Palacio.

Muchas viviendas carecen de patio o lo tienen casi a modo testimonial.

Construidas con fuertes muros de pizarras principalmente o adobes, y bóvedas de ladrillo en los techos,  formando estructuras muy fuertes que resisten el paso del tiempo impasibles..

En las cercanías de la iglesia se encuentran dos plazas, que bien podían ser una sola, la Plaza de España y la Plaza de Extremadura;  hacen de eje histórico de la población. En la actualidad todo está basculando hacia la nueva circunvalación, va a ser precisamente hacia el oeste donde se produzcan los mayores aumentos de la población

A final del siglo XVIII existen todavía las Ermitas de San Sebastian y de Santo Domingo, que están en las afueras de la población.

Posteriormente se proyecta un crecimiento organizado en calles paralelas, perfectamente diseñadas en manzanas que trazan radiales perpendiculares.

Con parcelas rectangulares de mas de 200 metros cuadrados y todas muy parecidas en cuanto a sus dimensiones.

La Calle Peñas Altas, Palacio, Corredera y la Calle Nueva son los protagonistas de un crecimiento espectacular, sobre todo en cuanto a su extensión

Disponen de diez metros de fachada, donde hacen la vivienda y 30 de fondo. Las casas suelen tener una planta habitable y otra que sirve de almacén de utensilios y provisiones.

Disponen de un gran patio, con espacios para los útiles agrícolas o ganaderos y un pequeño huerto ya que disponen de pozos generosos.

La variante construida para salvar el centro de la población por un lado y la edificación nuevas instalaciones culturales, deportivas y administrativas, desarrolladas en la antigua carretera de Guadalupe por otro; serán las nuevas referencias del desarrollo urbano

Así como la calle Palacio y su paralela Reyes Huertas que llevan la población hacia las Playas del Embalse de Orellana en grandes avenidas, flanqueadas por abundante arbolado y equipamiento deportivo y de ocio.

A un lado y otro de la circunvalación del oeste se desarrolla un polígono industrial donde se instalan nuevas empresas y servicios.

El desarrollo de la Plaza de San Sebastián, con la construcción del Ayuntamiento y el Centro de Salud será definitivo para que la demanda de nuevas viviendas decidan estos espacios para su ubicación ideal.

Orellana la Vieja. Primeros Pasos.


Orellana la Vieja.

Primeros Pasos

IMG_1922 (1800x1200)Pocas veces, tan poca tierra dio para tanto… Y es que es difícil encontrar toda la variedad de ecosistemas, formas de vida, gentes y posibilidades por descubrir….

Aquí se dan cita prácticamente todos los elementos culturales y medioambientales de calidades reconocidas internacionalmente, todo en un término municipal de cinco kilómetros de ancho por ocho de alto.

Ha sido tierra Tartesos, de Vettones, de latinos, de moros y cristianos castellanos. De Trujillo hasta la creación de las provincias en 1833, y desde entonces de Badajoz.

La Mancomunidad de Municipios en la que se integra es la de Vegas Altas del Guadiana, el Grupo de Acción Local al que se adscribe es el de la Serena, su Diócesis es Plasencia… y geográficamente y culturalmente, un pedacito de la Siberia.

Este lugar es como una puerta giratoria en la que vengas de donde vengas, podrás elegir estar entre gran parte de de los territorios míticos del este de la Provincia de Badajoz: las Vegas Altas, la Siberia o la gran Serena. Tu elijes.

Siempre tendremos muy a mano de las comarcas del sur de Cáceres con las que históricamente han compartido y comparten grandes aspectos de sus vidas: las Vegas Miajadas y tierra de Trujillo, también el Geoparque Villuercas,con los que se funde en un pasado geológico,  de sierras y montes que están muy presentes en el horizonte del norte.

IMG_1919 (1800x1200)Todo este aparente caos no hace sino significar el carácter de las tierras y gentes que se apiñan en este bonito rincón del extremo sur de la Sierra de Pela.

Aquí; al mismo tiempo, nos podemos sentir como en Cáceres o cómo en  Badajóz, como en las Vegas del Guadiana y sus regadíos o como en la Serena y sus pastos y cereales, o como en la Siberia y sus sierras, como en los grandes lagos de Europa o como en las Playas del Mediterráneo…

zepaLas Declaraciones de calidad y protección que avalan el interés natural y turístico del territorio se amontonan en el espacio Sierra de Pela y Embalse de Orellana.

Red Natura 2000, L.I.C. (Lugar de Interés Comunitario), Z.E.P.A. (Zona de Especial Protección de Aves), Z.I.R. (Zona de Interés Regional), Humedal Ramsar, Playa Bandera Azul …

Resultado de imagen de red natura 2000Imagen relacionadaImagen relacionada

El medio ambiente  de este territorio queda explicado con estas marcas.

Desde diferentes puntos de vista abalan un patrimonio natural que debemos guardar, su relevancia internacional nos hace ser referencia de una sociedad cada vez más consciente de la importancia de la conservación, primando con importantes ayudas el mantenimiento de estos espacios.

No quedan muchos lugares así en Europa, donde la naturaleza disfruta y se desarrolla en todo su esplendor.

Esa variedad se refunde en un pequeño espacio que casi abarcamos con la mirada. Una franja de tierra que baja desde las cumbres de la cara sur de la Sierra de Pela al Río Guadiana.

De duros y grises riscos de cuarcita a una vega riquísima junto al río, en medio quedan las fuertes pendientes de tierras rojas y unas penillanuras de tierra blanda que son de las más fértiles de España.

IMG_1911 (1800x1200)

Antiguamente había mucho cereal, algo de olivo y bastante huerta en la vega del río, también ganadería ovina y caprina principalmente; la minería tuvo sus momentos con explotaciones de hierro, plomo y plata.

Hoy han cambiado bastante las cosas: abunda el olivo y los frutales de regadío.

Los árboles aprovechan el sol, como la termosolar instalada en las cercanías de la población.

La huerta despareció con el pantano, la ganadería es casi inexistente y el turismo va ocupando cada vez mas gente que está viendo la oportunidad que tienen entre sus manos.

Queda pendiente el aprovechamiento de las muchas marcas de calidad medioambiental, que pueden redundar en la mejora de los ecosistemas y aportar nuevos ingresos a la población, sobre todo a agricultores y ganaderos.

IMG_1493

TriedroLa historia deja muestras de la presencia humana desde los primeros tiempos. Ya en el paleolítico, hombre y animales,  en sus emigraciones anuales buscando alimentos, aprovechaban los muchos vados naturares y sobre todo, desde la instalación de la barca que había en esta parte del río porque garantizaba una sistema permanente de paso .

Esta estratégica posición es la que configurará y condicionará en gran parte los devenires de los tiempos.

Hachas de piedra, pinturas rupestres, castros celtas, castillo… todo este paso está representado en el entorno en hallazgos casi siempre ocasionales que carecen de estudios profundos que nos permitan ver una importancia que sólo intuimos.

La época romana destaca por la Ciudad de Lacimurga, nombrada entre los viejos pueblos celtas: los vettones, que se sitúa unos kilómetros al norte, en la misma margen.

Según algunas interpretaciones del nombre Orellana es Aureliana, puede ser la primera fundación del pueblo en su lugar actual..

En todo este periodo y en el de la dominación árabe no podemos constatar la existencia de un núcleo urbano, aunque los restos de todos estos momentos no dejan de aparecer por doquier.

Va a ser a mediados del siglo XIV, cuando se empiecen a tener noticias de la posesión de las tierras por la familia trujillana de los Altamiranos  por un documento en que Alfonso XI dona el territorio a su amigo desde niño Juan Alfonso de la Cámara. Entonces había una pequeña población de veinte vecinos.

Ya por entonces se conoce al lugar como Orellana y poco después se funda un Señorío que llegará a Marquesado durando varios siglos. Se edifica o reedifica el castillo, que luego será adaptado para Palacio, seguramente la primera iglesia, más pequeña, y el pueblo va creciendo hasta alcanzar impresionantes números.

El esplendor del siglo XVI deja buenos exponentes en un gran crecimiento de la población y de la ampliación o construcción de los grandes edificios de Orellana: la Iglesia, el Convento y las Casas Señoriales.

Los continuos crecimientos de la población obligan a una ampliación del casco urbano, haciéndolo, esta vez, de forma ordenada.

Diseño de calles rectas y largas, con parcelas rectangulares y casas que disponen de un gran patio-huerta.

Estos nuevos barrios contrastan con la parte antigua, situada en el triángulo que forman iglesia, castillo y convento que se corresponden a los tres grandes caminos en los que se organiza el pueblo: la entrada y salida de la cañada hacia la barca y el camino de Cogolludo-Orellanita. Aquí las calles son irregulares y retorcidas casi todas.

En la Calle Real, paso de la Cañada y  en la Plaza de España – Extremadura, encontramos edificios más señoriales, que también ocupan espacios hacia el Castillo-Palacio.

El Plan Badajoz, con la creación del pantano de Orellana, cambia radicalmente el paisaje con inundaciones masivas de tierras y ensanchando notablemente las dos orillas, al tiempo que la presa servirá de primer puente libre y permanente entre las tierras del norte y del sur de Río Guadiana, algo que no ocurría hasta entonces.

Los que siempre ha tenido Orellana es una gente muy dinámica, emprendedora, baste decir que hay más autónomos que trabajadores en el Régimen General..

De siempre, a los lugareños se le ha hecho pequeño su término municipal y han comprado y trabajado tierras fuera; adaptándose a las industrias y servicios que cada momento ha ido demandando la sociedad y creando una riqueza capaz de sostener holgadamente un buen número de habitantes.

IMG_1918 (1800x1200)Como todos los pueblos, últimamente se ve un poco mermado teniendo en cuenta la media de personas que lo habitaban históricamente, pero son muchos los argumentos que se acumulan para preveer un crecimiento sostenido en torno a al agricultura, el turismo y los servicios.

Hoy conocemos Orellana la Vieja por la Bandera Azul que ondea en sus playas, pero siempre ha sido un referente para el entorno pues aquí se encontraban todo tipo de profesionales, productos, equipamientos y empresas de las que carecían en otros pueblos cercanos.

Orellana fue la primera playa en los pantanos de Extremadura, durante muchos años el único espacio de ocio en las grandes masas de agua que inundaron toda la región.

Hoy, Playas de Orellana ofrece un marco incomparable de ocio, deporte y naturaleza que va más allá de la estación veraniega.

Toda una infraestructura turística a disposición del disfrute, de buenos momentos de navegación, de pesca o de baño, también de senderismo o descubrimientos culturales. Todo con unas empresas modernas, con un alojamiento y  una restauración del siglo XXI que no olvida sus tradiciones.

A %d blogueros les gusta esto: