Las Casqueras (pedreras) de las Villuercas.


Las Pedreras de las Sierras de las Villuercas.

JM. Molinero

Parece un ejercicio de feminismo orográfico de coquetería de las pequeñas Sierras de las Villuercas, compitiendo entre ellas por coronar sus alturas, con peinetas de cuarcita, desde las que descienden por sus laderas, mantillas de tupida urdimbre vegetal festoneada con bosquecillos de loros, al llegar al fondo de sus valles y por los cursos de agua de sus gargantas. En la Era Terciaria, con temperatura y humedad más altas que las actuales, formaban los loros, densos bosques de lauurisilva cubriendo las laderas. Al llegar las inclemencias climáticas de las glaciaciones del cuaternario, dejaron las expuestas laderas y se mantuvieron en los abrigados y húmedos valles. La amabilidad climática de estas sierras y sus valles, también fue aprovechada por la fauna, y tras ella por los seres humanos. Como cazadores-recolectores, primero y después como pastores que procurabanlo mejor para sus ganados. El paso de estas gentes por los valles y collados de las Villuercas debió ser muy mesurado y respetuoso siendo muy escasas las huellas quehoy podemos encontrar. Las más señaladas son los monumentos megalíticos que erigieron con los materiales del lugar, integrándoloss con el entorno como si fueran tan naturales y ajeno a la intervención humana, como los lugares en que fueron emplazados, con cálculo y medida para mantener sin daño la original virginidad morfológica de las Villuercas. La gestión y uso armonioso de los recursos económicos de las Villuercas, durante la prehistoria y el neolítico, acabó con la llegada de los pioneros de la minería y metalurgia del cobre. Comenzaron extrayendo elcobre nativo de los yacimientos mas superficiales, valiéndose del fuego y el agua para romper las piedras que contenían los filones. Poco a poco, los escombros y cenizas de su actividad, fueron extendiéndose por las laderas de las sierras. El tamaño de las pedreras fue aumentando según la riqueza y extensión de los filones. Con el tiempo se desarrollaron técnicas y conocimientos que permitían obtener otros minerales como la plata y el plomo además del oro, cobre y estaño que generaron la metalurgia y forja del bronce. Los productos manufacturados artesanalmente, se intercambiaban en un incipiente comercio que podía alcanzar desde la Bretaña francesa hasta Egipto, como demuestra el vaso de bronce y los torques de oro, del Tesoro de Berzocana, encontrándose en el Museo arqueológico del Cairo piezas similares inventariadas con los números 39884 y 39885 (Biblioteca de Prehistoria Hispana . Volumen XIV. “El Bronce Final y el periodo orientalizante en Extremadura” .Martín Almagro Gorbea. Madrid 1977)

Las noticias de  las riquezas mineras de Las Villuercas, como de otras regiones de la peninsula Iberica, fueron despertando la codicia de otros pueblos, que buscaban los beneficios de la explotación de estos recursos terminando por llegar a estas tierra tras los cartagineses, los romanos, que sistematizaron la explotación minera durante siglos, hasta el agotamiento de los filones, excavando los pozos y galerías con la profundidad y longitud que fuera necesario.

En la metalurgia también utilizaron procedimientos novedosos, con los que conseguían rendimientos y leyes mas altos de los metales al  beneficiar los minerales, hasta el extremo de volver a procesar las escorias de antiguas fundiciones y rebuscar en las pedreras, para rescatar los minerales extraídos que no había sido posible beneficiar sin utilizar procesos previos a la fundición, como la “tostación” para obtener el “cobre negro”, por ejemplo, ya libre de sales de azufre, o procesos como los hoy llamados “de cementación” para precipitar el cobre de las aguas de mina de los testeros de tostación de los compuestos sulfatados del cobre, de los que el romano Plinio ya señalaba que los gases que se desprenden causan grandes daños a la vegetación de los terrenos próximos a los lugares donde se efectua la tostación. También nos habla de la caparrosa azul, a la que los romanos llamaban calcanto o “flor de cobre” cuando era natural.

Los romanos merced a sus conocimientos mineros y metalúrgicos fueron los que entre las quemas de monte y las labores mineras con sus consiguientes escombreras, tendidas por las laderas, provocaron una seria regresión de la naturaleza de Las Villuercas. Cuando las sierras fueron esquilmadas de las mas rentables rerervas minerales que habian contenido, comenzaron a recuperar su antigûo aspecto, en la medida en que eran abandonadas y olvidadas por el hombre, pero las heridas que sufrieron malamente se disimulan, hoy en día, tras las cicatrices que forman las pedreras.

En conpensación a tanta piedra descolocada, construyeron los asentamientos de Augustrobriga, en la orilla del Tajo y según oscuras noticias,Cecilia Gemelina en el extremo meridional como homenaje al romano Cecilio Metelo y Gemelina en honor de la legion Gemina que pudo estar vigilando la explotación y riquezas del coto minero que fueron las Villuercas para los romanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: