Arquitectura Popular en Alía. Villuercas Ibores Jara. Extremadura


Arquitectura Popular en Alía.

Pueblos de las Villuercas Ibores Jara. Extremadura

El pueblo de agradará por su sencillez. Fuera de los fastos de otras partes, las casas te llegarán por su simplicidad; de mayor tamaño que sus vecinos comarcanos, huyen de la aparatosidad de lo innecesario y son el reflejo fiel  de la vida cotidiana de estos lugares.

Se asienta al final de la loma del castillo, en una meseta amplia entre dos arroyos y en un terreno prácticamente llano, circunstancia poco habitual en los pueblos de las Villuercas. Esto facilita la construcción y permite que los solares se diseñen sin los condicionantes de un terreno abrupto e irregular…

El trazado urbano cambia sustancialmente de unos barrios a otros. El que mas se extiende es el característico de los pueblos que han tenido mucha influencia de la cultura árabe.

Las pocas calles rectas que hay son las mas modernas, casi todas tienden a torcerse sin orden aparente hasta convertirse en verdaderos laberintos .

Es difícil precisar el núcleo original, el barrio primitivo sobre el que ha crecido la población, pero parece ser el que se forma entre la calle Real, la Plaza de España y la Iglesia, donde la tradición atribuye a la torre una función defensiva dentro del recinto que envolvía el casco viejo.

Los caminos que cruzan la población son los  que han ido sirviendo de ramas sobre las que ir creciendo. La importancia que han ido teniendo cada uno a lo largo de los tiempos determina el modelo que se ha seguido a la hora de plantear el desarrollo urbanístico que en cada momento ha tenido.

El Camino Real que pasaba por la calle del mismo nombre parte en dos la población hasta que se cruza con el que viene de Talavera a Puerto Llano en dirección este – oeste.

Al sur de este último se forma un enrevesado grupo de casas en torno a la ermita de la Pasión. Antiguamente había otras cuatro capillas:  San Sebastián, San Juan, San Bartolomé y la Concepción.

El pueblo tiene la estampa típica de los pueblos blancos de Andalucía. Una uniformidad que no se repite tampoco entre sus vecinos del norte y enlaza mas con los que están al sur del Guadiana.

 

 La vivienda se edifica en una planta, raramente utilizan la segunda para vivienda y normalmente es el lugar ideal para almacenar los productos y herramientas del campo. Algunas casas tienen fuertes bóvedas de ladrillo aunque es mas común el entramado de maderas para el techo.

Tanto el diseño como la decoración no son nada homogéneos. Sobre todo en las casas que abandonan el blanco para recrear artísticos esgrafiados. Raramente tienen soportales, solo en la plaza y en alguna casa aislada los había.

Los patios interiores son otras de las características de Alía. Unas veces particulares y otros compartidos entre varias casas. Lo común a todos ellos es la variedad de flores y la belleza de un entorno ciudadosamente atendido por sus propietarios o vecinos.

Son una oportunidad única de conocer las flores mas características de la tradición extremeña.

Enlaces:

Andando por España

Fotos año 2000

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: