Datos de la Historia de Villarta de los Montes


Las tierras del “extremo” toman en Villarta de los Montes un carácter superlativo. Desde los tiempos remotos los historiadores han trazado lineas que limitan las tierras; normalmente sobre montañas y ríos que impiden, dificultan o hacen mas largos los caminos y alejan a las personas. Villarta de los Montes es la expresión mas cruda de la realidad de la Siberia de Extremadura. De nadie o de todos; hombres y tierras a caballo entre culturas; puentes que unen el cáracter jovial y hacendoso de la Serena con el seco y bohemio transcurrir de las Sierras cacereñas; o con los nobles y sencillos pueblos toledanos; casi se puede respirar el aire de Ciudad Real, Sevilla , Córdova y al mismo tiempo, Madrid está a tiro de piedra.
Vetones, Oretanos, Carpetanos y Túrdulos  se tienden a encontrar en torno a este maravilloso rincón de la Siberia extremeña. Las hoces del Guadiana van a ser referencia obligada en cualquier discursión territorial que se haya entablado a través de los siglos. Conforman un espacio infranqueable que nadie puede saltar; el foso del río se fortalece con líneas de altas sierras que se cruzan perpendicularmente, algunas son tan grandes que tienes que recorrer casi un kilómetro de río para dejarla atrás y empezar a pasar por la siguiente..
Muchos caminos importantes pasan por esta población o en sus inmediaciones; a pocos kilómetros se encuentra el Castro del Muro, citado como una de las mansiones romanas en la calzada de ´Mérida a Toledo. La vieja ciudad va a ser el eje de esta parte de los montes hasta la alta edad media, cuando se produce su definitiva destrucción. A partir de este momento, y con la nueva administración toledana empiezan a aparecer otros lugares que hasta entonces no tubieron tanta relevancia: Helechosa, Bohonal y Villarta de los Montes.
Alfonso VIII en la división de términos de la Ordena de Calatrava dice “Ficus de Estemellis”. En 1189 un documento dice: “ad vadum sicus de Extremelis” o “ad vadum ficus de Extremellis”. Muchos autores refieren el Vado de Estimillas como el un emplazamiento próximo al puente viejo de Villarta. Ee nombra una línea que va desde “subtus Almaden de Chillón… ad focen de Estera …. ad capud quod dicitur de Agudo… ad vadum sicus de Extremellis … per caminum quod vadit per Espinaz qui dicitur Canis … ad portum de Aljob”, este último es Ahober-Milagro.
Con la victoria almohade de Alarcos en 1196 se produce el último empujón moro en la comarca que ya quedaría en tierra de nadie. Desde 1204 se empiezan a tener noticias de la ocupación del castillo de Muro por los cristianos, que van a intercambiarse esta propiedad entre obispo, rey y el aventurero Alfonso Tellez durante los treinta años siguiente hasta que se llega a la ruina del lugar.
En las delimitaciones que se hacen en 1246 entre los territorios de Córdoba y la Orden de Calatraba, Sancho III  confirma la antigua linde.   En 1269 nos cuentan en otro documento: “de la Figuera, en las Estimiellas
El 1269 se produce un acuerdo entre la Orden de Calatrava y los de Toledo para que ninguno pueble los extremos. Sin embargo nuevas poblacíones, entre las que se encuentran Ferreruela empiezan a litigar con Puebla de Alcocer hasta que el Señor de la Puebla Diego García establece que “Ferreruela e los otros logares de tierra de Peloche e de Sierruela e de la Garvayuela e del Rencon e todos los otros logares que son poblados o se poblaran daqui adelante en todo el termino de la Puebla que todos ssean aldeas de la dicha Puebla
En 1377, el Concejo toledano envió mandatarios a los pueblos de sus “montes y estremos”: “a los conçejos e alcalles e alguasiles de La Puebla de Alcoçer e de Villanueva de Siruela e de la Fuentlabradae de Villaharta e de sus terminos, nuestros vasallos et a todos los otros vesinos e moradores en los nuestros montes e estremos“. Poco desupués en 1379 y 1399 aparece como “Villaharta de Estimillas“.
En 1425 se produce una pequeña intervención en el puente: “… Alonso Rodrigues, vallestero de maça del Rey, arrendador de Villarharta… dixo que era menester adobar la puente de Guadiana y luego los dichos Toledanos mandaron al dicho Alonso Rodriguez que lo ficiese adobar, y lo que gastase se le recebiria en cuenta“.
En 1448, en un deslinde de las tierras de Puebla todavía aparece el castillo de Muro: “e  dende en su derecho a dar ençima de las Navas de Benaçayd de las de abaxo, e dende en su derech a dar en el castillo deMur que esta en la otra parte del ´Rio Guadiana, e dende a dar en laposada del Estomisa.”
Con la caída de Muro, toda la influencia de la vieja ciudad se traslada la Villarta de los Montes. En 1495 un testimonio declara “como del dicho lugar de Arrova… se maherian e nombravan e enbiavan dos o tres onbres al lugar de Villarta, el quel se tenia entonçes como cabeça de los lugares de La Helechosa e de los Bodonales e de los Aguijones e del dicho lugar Arrova… como lugares de una juridiçion, termino e juzgado
Un retrato fiel de la Villaharta nos ofrecen las relaciones, interrogatorios y noticias que nos acerca Ablasco en su Blog: http://villartamipueblo.blogspot.com/

Puente Viejo

Texto no disponible
Difiniciones de la orden y Cavalleria de Calatrava Conforme al capitulo general, celebrado en Madrid año de 1652. Escrito por Orden de Calatrava, España. -, Pedro de Villafranca-Malagon, Thomas Francisco de Prieto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: