Peregrinos a Caballo.


Otra Ocasión Olvidada.
 
Al menos este año, el del Año del Jubileo,  esperábamos más. Mas publicidad, mas actividades, mas acompañamiento, mas animación, mas apoyo, mas, mas, mas. Mas de todo, mas aun en aquellos acontecimientos que tienen una especial significación.
 
Uno de ellos es la gran peregrinación de hombres a caballo, que en el día de la fiesta de España, aprovechan para rendir culto a la Patrona de Extremadura. La romería no es excesivamente antigua; me cuentan que nació a mediados del siglo pasado, cuando caballeros de Don Benito – Villanueva y Mérida-Badajoz organizarón la marcha por primera vez. Enseguida tuvo gran aceptación y muy pronto otros tantos venidos de Trujillo, Cáceres y otros puntos de la Región hicieron de esta de las mayores peregrinaciones de Caballeros de España. Un grito de afirmación extremeña que no deja de crecer.
 
Antes, llegaban las carabanas a los pueblos convirtiendo esa jornada en fiesta para todos. Fiesta y trabajo, pues se generaba una gran actividad económica en torno a ellos: alojamiento y manutención para las personas y las bestias. Además de la preparación del jolgorio contínuo en el que se desarrollaba el día.
 
Pero el auge que esta adquiriendo la fiesta sobrepasa ampliamente todas las previsiones y hoy se cuentan por miles los romeros que cabalgan por caminos y carreteras hacia Guadalupe. Es tanto, que ya se hace necesario organizar la llegada de los animales a la Puebla. Y con ellos un gentío que acompaña en coches. Un moviento de gentes que desborda lo imaginable.
 
Pero por lo visto eso no es sufiente: la cobertura informativa de evento ha sido nula en todos los medios. No se si es porque están de puente y todavía no se han enterado o por que no se van a enterar nunca. La atención al hecho no a merecido ni siquiera un cartel, un mal triptico, unas banderitas, sitios acondicionados, actividades en torno a los caballos y para los caballeros.
 
El caso es que siempre vamos a remolque de los acontecimientos. Es una manera segura de caminar, pero en la falta de previsión está implícita una dejadez y desidia que nos lleva a desaprovechar todos los trenes que pasan delante nuestra. Esto mismo pasa con los romeros de a pie que llegan en torno al 8 de septiembre. Abandonados en  sus trayectos, desperdiciadas sus posibilidades, menosspreciados en su fin…
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: